• 18JUL
    Nelly con una bebé y el crossfit en las venas

    Nelly con una bebé y el crossfit en las venas

    Compartimos con ustedes estos reportajes sobre nuestra Head Coach Nelly y su entrenamiento durante su embarazo. Martina Moeira será una crossfitter seguramente también.

    El crossfit es conocido por ser un protocolo de entrenamiento rudo, extenuante. En los 20 o 25 minutos que dura la sesión el deportista corre, salta, carga llantas, rema, hace flexiones, levantamientos olímpicos de pesas y muchos otros movimientos funcionales, de ahí que resulta “de locos” encontrar a una mujer con cinco meses y medio de embarazo, entre sus practicantes, pero la hay. Su nombre es Nelly Rodríguez, una guayaquileña de 35 años con más de cuatro dedicados a esta práctica.

    Campeona latinoamericana de los CrossFit Games 2010 -clasificatorio a los Juegos Mundiales-, quinta en el 2012 y copropietaria de Horda CrossFit, un centro de enseñanza ubicado en el barrio Centenario (sur de Guayaquil), Nelly no ha dejado de entrenar ni siquiera porque su bebé viene en camino; está atada al deporte en todos los sentidos.

    Por el crossfit, la también instructora, empezó a llevar un estilo de vida más saludable, conoció al que ahora es su esposo (Fernando Moreira), formó una familia y este año finalmente será madre por primera vez. “Se llamará Martina Moreira Rodríguez”, dice con orgullo acariciándose el vientre.

    Se enteró en febrero de la noticia, cuando ya tenía mes y medio de gestación.

    En ese tiempo hizo burpees (un movimiento que mezcla una flexión de pecho en el suelo con saltos), levantaba pesas con cantidades oficiales y seguía su protocolo sin inconvenientes. Un día, pese a no ser de las que llevaba el control de sus períodos, decidió revisarlos y se fijó que tenía más de dos semanas de retraso, por lo que se realizó un examen de sangre y la respuesta fue positiva.

    “Nunca sentí achaques, vómitos o molestias”, explica la también abogada, quien ejerce su profesión paralela a la de su negocio propio.

    Los chequeos médicos fueron exitosos. Martina y ella estaban bien; la única prohibición fue evitar sobrecalentarse, no dejar que el ritmo de mis pulsaciones se acelere y bajar drásticamente el peso de los levantamientos olímpicos. Hoy máximo alza 75 libras, no más.

    Por su estado, este será un día de la Madre diferente, dice convencida Nelly.

    Entrena a diario. Dejó de hacer burpees, porque no puede dejar que su vientre golpee el piso; no hace ‘pies a la barra’ ni ‘rodillas a los codos’, nombres de movimientos que se realizan colgados de una viga. El que su barriga crezca con el paso de los días ya no se lo permiten; sin embargo, aún realiza sentadillas suaves, levantamientos con pesos muy bajos y hace saltos de cajón, pero sin caer abruptamente en el piso, sino más bien a manera de subir y bajar escalones (step).

    “Quiero seguir compitiendo luego de dar a luz. El estar embarazada no debe convertirte en sedentaria… A la edad que tengo (35 años) y haciendo lo que hago (crossfit) mi embarazo bien puede considerarse de alto riesgo; pero gracias a Dios, todo está bajo control”, acota.

    Es realista; acepta que puede haber gente que diga que es irresponsable hacer lo que hace, pero dice estar siempre con el control de un profesional. “Va a llegar un momento en el que deberé parar, hasta eso seguiré”, manifiesta.

    El crossfit es tan amplio y abarca tantas ramas que hay crossfit para niños, discapacitados y hasta para mamás. Existe la página web www.crossfitmom.com, donde hay rutinas detalladas para hacer la etapa de gestación más llevadera.

    Martina tiene previsto llegar al mundo entre el 2 y 6 de septiembre; mientras eso sucede Nelly y su esposo ya buscan juguetes de crossfit.

    Fuente: Diario Expreso

    Comentarios

    comentarios